Blog - Infotrans
1815
paged,page-template,page-template-blog-large-image-whole-post,page-template-blog-large-image-whole-post-php,page,page-id-1815,paged-9,page-paged-9,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Blog

EL BLOG DEL TRANSPORTE

Llevamos algún lustro que otro lamentándonos que la baja productividad de nuestros profesionales implicados en cualquiera de las actividades del transporte, es de las más bajas comparada con la mayor parte de nuestros colegas en otros países europeos. En consecuencia reclamamos planes, fórmulas y dinero para que esto cambie y actualizarnos.
La verdad es que desde hace casi 10 años, asociaciones del sector, Institutos, Fundaciones, Universidades, Cámaras de Comercio, así como academias y escuelas subvencionadas por algún organismo del Estado, ya sean Comunidades Autónomas, Municipios, etc., nos vienen ofreciendo propuestas múltiples de cursos, jornadas, conferencias sobre centenares de temas relacionados con la formación de los profesionales del sector, sin contar las empresas privadas organizadoras de este tipo de eventos mediante cuotas para muchos excesivamente altas.
El resultado global a pesar de todo, es que seguimos quejándonos de que todavía no estamos a la altura del resto de Europa ¿Quién tiene la culpa?.
Ha transcurrido ya un año desde que se creó la Fundación Transporte y Formación por iniciativa del Ministerio de Fomento, y en enero pasado se presentó el Plan IMFORTE para mejorar la formación y la imagen del transporte y de los transportistas en la sociedad.
No hay un buen EMPLEO sin una buena FORMACIÓN, ni un buen NEGOCIO sin un buen TRANSPORTE, la cuadratura del círculo.

Terminaba mi primer acercamiento a este tema (1) afirmando que “El Transporte de los próximos 5 años no se parecerá en nada a lo conocido hoy”.
Echemos un vistazo a nuestro entorno y luego volvamos sobre esta actividad: El transporte que conocemos hasta 2009 forma parte de un sistema productivo y económico basado en el postulado de crecer más, año a año, independientemente de si lo hacemos sobre principios de agotamiento creciente de los recursos energéticos y humanos, sin tener en cuenta si ese crecimiento resulta al final rentable o en definitiva, si sólo estamos huyendo hacia adelante alimentando la máquina por miedo a no verla parada.
A partir de 2010 y hasta 2014 lejos de ir más rápido, iremos cada vez más lento y restando, ya que la actividad social económica y el sentimiento del bienestar se está deteniendo, pues TODO ha de adaptarse a este ritmo que nos puede llevar entre 20 o 25 años para recuperar la mitad del pulso económico que hemos vivido en los últimos 6 años, fruto del endeudamiento y la sobredimensión consumidora propiciada por bancos, medios de comunicación, políticos y nuestra propia ceguera.
CONTINUARÁ…………

Según un informe elaborado por el Consultor Pricewaterhouse Coopers, debido al impacto del cambio climático, en el sector del transporte se impulsará un cambio en el modelo de negocio de las compañías, que en los próximos años se centrará principalmente en la reducción de sus emisiones de dióxido de carbono. Las emisiones de CO2 producidas por el transporte representan el 13% del total en todo el mundo, siendo el transporte por carretera el principal y más directo causante. Una disminución sustancial de emisiones comporta, necesariamente, una bajada de las producidas por el transporte. Éstas están incrementándose en todos los mercados desarrollados y por países, China e India encabezan el listado en términos de crecimiento medio anual. El coste de mitigación del cambio climático se sitúa entre los 600.000 millones de dólares y los 1,5 billones de dólares al año. El 80-90% de esta cantidad deberá asumirla el sector privado. Por lo tanto, hoy más que nunca, ante una crisis global, la reducción de dicha cifra resulta imprescindible para la supervivencia de las empresas. Según el 59% de los encuestados, los costes que se desprenden del transporte serán el motivo fundamental a la hora de decidir la ubicación de las sedes de producción. Para diseñar la cadena de suministro, la disminución del consumo energético primará por encima de los costes de eficiencia y del tiempo de entrega.

Recientemente el Director General de Transportes del Ministerio de Fomento, D. Juan Miguel Sánchez, reclamó el compromiso de todos los sectores del transporte por carretera para la puesta en marcha del “Plan IMFORTE” que junto con los planes PETRA II y PLATA contribuirán a su profesionalización y modernización y a su mejora competitiva. Dentro de este plan IMFORTE 2010-2012 se afianza la existencia de la Fundación Transporte y Formación cuyo plan de actuación para 2010 presente 14 proyectos y 50 medidas de actuación cuyas líneas principales son:

1) Desarrollo del Portal del Transporte por carretera,

2) Puesta en marcha de una biblioteca técnica sobre el Transporte por carretera,

3) Creación de un observatorio permanente de la formación,

4) Estudio de mecanismos de desarrollo del Nuevo Reglamento 1071/2009 sobre acceso a la profesión de transportista y

5) Establecimiento de un sello de certificación de excelencia formativa para los centros de formación. Como en las leyes que se promulgan, hace falta dotación económica, seguimiento y sobre todo implicación inexcusable del mundo asociativo y de los profesionales sujetos a formación para mejorar su rendimiento y competitividad por ende de las empresas.

Hoy quiero presentarles Transocasiononline.com, que es una bolsa de compra-venta de cualquier tipo de vehículos de la automoción y de los transportes por carretera. Contiene además todo lo relativo a estas actividades. Incluye los principales operadores de compraventa de vehículos industriales en Europa, así como un directorio de empresas de la automoción y otro con empresas de transportes clasificadas en 250 modalidades distintas de España, Portugal y sus islas, más Andorra. (más de 50.000 en total)

En esta bolsa pueden anunciar sus vehículos para la venta, así como buscarlos para su compra, de manera totalmente gratuita. Es muy fácil de utilizar, ¡compruébenlo!

Frecuentemente en foros, conferencias, jornadas y en ratos de lectura profesional nos encontramos con estos dos vocablos de terminología inglesa, como muchos otros que adoptamos en definiciones de la técnica, el mercado y los servicios, y que para muchos suena a “chino”. Veamos en qué consisten básicamente el “outsourcing y el offshoring”.
Son dos modalidades vinculadas que actualmente utilizan las grandes corporaciones internacionales dentro y fuera de fronteras. Consisten en la subcontratación de procesos de negocios, generalmente en busca de costos más bajos en telecomunicaciones, arrendamiento de oficinas o terrenos, TRANSPORTES, recursos humanos e incluso innovación, investigación y desarrollo (I+D) que permite obtener ventajas ante la competencia en un mundo globalizado. Cuando una empresa decide independizar un determinado tramo de su proceso productivo para que lo realice un tercero, eso es el “outsourcing” (éste en castellano siempre se ha llamado SUBCONTRATACIÓN y se sigue llamando).
Cuando esa misma decisión tiene una dimensión internacional, es decir que una determinada etapa se cumple con un proveedor del exterior, se le llama “offshoring” (también subcontratación) y en tiempos actuales comienza a definirse como: Externalización …..

¿Porqué mareamos tanto la perdiz?

El transporte que viene es como todo lo que estamos esperando: nuevo, distinto, paradigmático y sorprendente. Llevo tres años vaticinando que esto que nos está pasando es el “fin del mundo”, y ahora ya es fácil verlo con claridad, efectivamente es “el fin del mundo” tal y como lo conocíamos, es decir, el transporte, como casi todos los sectores, está inmerso en un tsunami. En 2010 comienza una profunda y larga crisis sistémica que dará por terminadas la agonizantes actuaciones de Estados, empresas y profesionales por mantener en pie el maltrecho edificio de un sistema que se auto engulle en sus propias deficiencias y contradicciones. El transporte de los próximos 5 años no se parecerá en nada a lo conocido hoy. CONTINUARÁ…….. (la próxima semana).

Es de esperar que 2.009 nos haya abierto, a todos, los ojos y el cerebro, y sepamos ya a estas alturas, que, si queremos continuar en el mercado, deberíamos cambiar nuestra filosofía de negocio. Hay cosas que no van a continuar, desde el punto de vista de los costos: vehículos, combustible, impuestos, salarios, etc… No van a bajar, aunque inicialmente el “gran mal” sea la desaparición de muchas empresas del sector, el paro, y el nivel de negocio más bajo de la última década.
¿Sabremos estar a la altura de las circunstancias para encontrar el cauce positivo para nuestra empresa? Hay quien prefiere contar con medios propios y no alquilados, y trabajar sólo con cargadores directos, o trabajar a través de terceros. También hay quien prefiere quedarse como está y no crecer, aunque sí modernizarse al máximo, además de dejar de ser autónomo y crear una sociedad, e igualarnos al resto de Europa.

Hace unas semanas, la Federación Nacional de Asociaciones de Transportes de España (Fenadismer) reclamó un Plan VIVE para la adquisición de vehículos de transporte pesado (o camiones) , a causa de la grave situación del sector, y con ocasión de que el gobierno aprobara el mismo Plan VIVE para conceder ayudas financieras en la adquisición de autobuses.
Mientras que por agravio comparativo, el VIVE debería aplicarse efectivamente a todo el sector comercial de la carretera, sin embargo, sería necesario analizar cuántas empresas de mercancías por carretera y cuántas empresas de pasajeros están en situación de desaparecer, o han desaparecido, para aplicar los porcentajes correctos.
La mayor parte de los operadores de mercancías por carretera (grandes, medianos y también pequeños) que han podido hacerlo en los últimos años de bonanza, ya tienen renovada su flota, y sin embargo ahora la crisis ha cortado la liquidez hasta nadie sabe dónde….
¿Quién puede comprar camiones aunque sean más baratos?
Fuente:  http://www.eleconomista.es

El Transporte depende en un 98% del petróleo, y, por tanto, toda la economía depende del transporte, es decir, que vamos posiblemente hacia la mayor crisis económica de la historia, ya que cada año se descubren menos yacimientos y más costosos. Por ello desde 2008 ha comenzado a disminuir la extracción posible. Para sustituir el petróleo por energías renovables serían necesarios 1.642.500 molinos de viento y 4.562.500 paneles solares, aparte de las energías térmicas, de las presas y atómicas. No habrá espacio y tiempo suficiente, es decir, el actual crecimiento no será posible, y tendremos que ir aceptando que el DECRECIMIENTO es la solución.
Todo el sistema productivo habrá de cambiar poco a poco, pues la economía del gran consumo de usar y tirar no lo va a soportar ¿lo va a soportar el transporte?
Es muy posible que el decrecimiento de la economía actual no sea tan malo (a la larga), como los políticos y gurús del dinero nos cuentan, y que pueda ser la solución para la economía real de las personas, en definitiva lo más importante en este mundo.